Nuestro equipo escribe: «Benvingut Barcelona»

Barcelona_Iglesia_Sagrada_Familia_02

Una ciudad eminentemente cultural, donde el arte se puede observar en cualquier baldosa. Se trata de uno de los puntos neurálgicos de negocios en Europa y muy importante en España. La belleza que inspira la ciudad se reconoce desde nuestra llegada. Quizás, la lejanía con el centro pueda negarnos la vista a la arquitectura más antigua, aunque nos obsequia con piezas de la modernidad.

Barcelona siempre ha sido un lugar de referencia para la cultura y turismo europeo, de ello da cuenta las grandes obras consideradas como patrimonio histórico. El Parque Güell, asi como el palacio es un lugar que estamos obligados a visitar, el arte de Antonio Gaudí en la arquitectura tiene uno de sus exponentes en este lugar, donde es fácil perderse y disfrutar de la naturaleza desde una perspectiva moderna.

El legado de Gaudí en Barcelona es enorme y variado, aunque desde mi llegada a Barcelona, nada me ha impresionado más que la Sagrada Familia. El imponente edificio nos obliga a quedarnos en un estado de asombro que no olvidamos mientras permanecemos en la ciudad. Tanto el interior como el detalla exterior de la fachada es digno de mención.

Pero la cultura de Barcelona no sólo es arquitectónica, la biodiversidad de sus gentes y la amabilidad de los barceloneses hacen de la ciudad un lugar perfecto para vivir y estudiar. Si paseamos por La Ramblas podemos ver el devenir de sus gentes. Este paseo, entre la Plaza de Cataluña y el Puerto Antiguo, es una de las señas identitivas de la urbe. Allí, se aglutina parte de la cultura personal de Barcelona: actores callejeros, cafeterías, restaurantes… todo destinado al goce de los viajeros. Además, el Mercado de la Boquería como el impresionante Gran Teatro de Liceo, es una parada obligada si paseamos por la avenida.

En una ciudad enorme y cosmopolita, donde la cercanía en el trato podría quedar relegada a un segundo plano, Barcelona rompe la regla y nos muestra una actitud cercana al visitante o al foráneo, arropa al que viene a trabajar y estudiar idiomas como es mi caso.

Un visita obligada a la Catedral de Barcelona, al Ayuntamiento o a la Generalitat  nos puede mostrar una de las zonas más concurridas de la ciudad, aunque si por el contrario queremos disfrutar de un descanso tomando el sol, Barcelona nos ofrece 10 playas en las que hacer un break en nuestra rutina.

No puedo olvidar los barrios góticos del Raval y el Borne, donde sus callejuelas te trasladan a otra época, un tiempo mágico, donde se fraguó parte de la historia de Barcelona, y donde un paseo puede ser un viaje en el tiempo.