Como uno más de la ciudad

blog-post-29072015Roma

Si el helado, la pizza y la moda de alta costura no son ejemplos suficientes para convencerte de viajar a esta maravillosa ciudad, aquí te presentamos algunos de los secretos mejores guardados de Roma que, con certeza, te harán querer visitar y descubrirla. Déjate llevar por sus calles románticas, sus elegantes transeúntes y llega a conocer la ciudad desde la perspectiva de un italiano. Aquí va el cuarto capítulo de la serie de “Como uno más de la ciudad”.

En una ciudad como Roma parece fácil caer en la rutina turística de visitar las atracciones que, sin duda, merecen la pena verlas pero que no son las únicas maravillas por descubrir. Si te atreves a salir de los caminos trillados conocerás una ciudad tan exquisita y encantadora que no querrás dejarla jamás. Te presentamos 5 secretos romanos que hay que conocer mientras haces un curso de italiano en Roma:

1: La Piazza di San Lorenzo
Cuando viajamos a Roma sabemos que siempre hay que hacer un pequeño descanso en una de las piazzas y tomarse un espresso o cappuccino. La plaza más famosa es la Piazza del Popolo pero si quieres sentir la verdadera atmósfera de la ciudad intenta animarte y ve a la Piazza di San Lorenzo. En el centro del casco antiguo de la ciudad puedes disfrutar sentado en la terraza del Ciampini. Los clientes de este bonito café son en su mayoría italianos de clase alta que evitan la muchedumbre de los turistas. También se dice que allí sirven uno de los mejores helados de la ciudad.

2: Disfruta de la vista en el Giardino degli Aranci
En italiano esto significa “el jardín de las naranjas”. Se encuentra en la montaña Aventine y tiene una vista extraordinaria. No sólo estarás encantado por los exuberantes jardines llenos del olor de los naranjos y los relajantes sonidos de las fuentes renacentistas sino también la gran vista de la ciudad te robará el corazón ya que puedes verlo todo, desde el Panteón hasta la Basílica de San Pedro.

3: Descubre el vecindario Trastevere
Da un paseo en las calles empedradas y come en uno de los evocadores pero excelentes restaurantes locales. Este vecindario pintoresco te hará sentir como si estuvieras en una pequeña ciudad tradicional de Italia. Déjate encantar del charloteo de la gente que toma su espresso en las terrazas de los cafés y disfruta de las cosas que le dan su carácter único a Roma.

4: Prueba una auténtica pizza italiana en Da Remo
Cuenta con tener que esperar un poco en este restaurante que es tan conocido por su scrocchiarella (corteza fina y crujiente) pizza de estilo romano. Puedes disfrutar y  sentarte fuera durante el verano y probablemente los camareros te ganaran con su coqueteo y sus chistes.

5: Ir de compras en Rione de Monti
Esta pequeña calle está llena de modernas boutiques a buen precio. Encontrarás de todo, desde diseñadores locales hasta artesanos. No hay tiendas de grandes cadenas, lo que te asegura tener una experiencia más auténtica de los tesoros que ofrece Roma. Ve y descubre maravillosas joyas artesanas o ropa de época que podrías llevar a casa contigo. No hay mejor manera de practicar tu italiano que negociando con los propietarios de las tiendas.

Hay tantas buenas razones para hacer un programa de inmersión lingüística en Roma y, ahora que conoces los secretos que guardan los romanos, no hay mejor manera de practicar tu italiano que participando en un curso de italiano.