Delicias de Lisboa

Pastéis_de_Belém

Dentro de la península ibérica, nos espera uno de los lugares con un desayuno muy apetitoso para los más golosos: Lisboa. Ciudad donde el dulce es el plato fundamental del Pequeno AlmoÇo, os mostramos las diferentes opciones para empezar la mañana con buen pie.

1.- Pastéis de Belem:  También llamados pasteles de nata, se trata de uno de los

principales platos de la gastronomía portuguesa. Es difícil explicar los ingredientes de este suculento pastel puesto que la receta se guarda en el máximo secreto durante más de 200 años. Estamos obligados a probar un pastel de nata si viajamos a Lisboa.

2.- Bolo de arroz: Muy típico en cualquier pastelería es esta bola redonda de harina de trigo y harina de arroz. La realidad es que será imposible que una vez lo probemos, sólo tomemos uno. Además, en muchos sitios los ponen para llevar; así no nos quedaremos con las ganas.

3.- Pao-de-ló: Un bizcocho muy esponjoso y ligero para comenzar bien la mañana. Dicen que a causa de la cantidad de huevos que lleva, cuando abrimos el bizcocho podemos ver como la masa interior es suave y se encuentra húmeda, lo cual difiere de los otros tipos de bizcocho que en muchas ocasiones son difíciles de comer. Para un desayuno rápido, una porción de Pao-de-ló puede alegrarnos la mañana.

En Lisboa el desayuno se encuentra compuesto por uno o dos pasteles y un riquísimo café como sólo se prepara en Portugal.  Por todos es sabido, que el café de Lisboa es exquisito. La diferencia se marca mucho más cuando pedimos un café sólo, donde la misma textura del líquido ya es un placer a los ojos.

Con un desayuno como éste, podremos empezar el día con energía, ánimo y preparados para una dura jornada realizando un curso de portugués en Lisboa.