Estudiar en EEUU: Miami vs. Nueva York

IMG_9915Ya llevamos una semana en Nueva York, aprendiendo inglés en Rennert y por supuesto visitando la ciudad. La verdad es que es un estilo de vida muy diferente a Miami, el ritmo es mucho más frenético, también más cosmopolita.

Se hace difícil elegir entre un de los dos destinos, porque ambos tienen sus particularidades. Así que hoy vamos a hacer una lista de pros y contras de ambos sitios para que aquellos que tengan dudas sobre si visitar Miami o Nueva York puedan hacer una elección final.

 Por qué estudiar inglés en Miami

playa-ocean-driveMiami es perfecto para los que quieren combinar sus clases de inglés con el relax, la playa y el ocio.

 –          Buena ubicación de Rennert South Beach. Cerca de la playa, restaurantes y tiendas.

–          Playa: muy limpia y con aguas tranquilas. También se pueden practicar deportes acuáticos o navegar en yate.

–          Relativamente económico. En comparación con Nueva York, el coste de vida es más barato, tanto en restaurantes, tiendas, etc.

–          Amabilidad de los lugareños. Es muy fácil entablar conversación con cualquiera y aprovechar para practicar inglés. Muchos hablan español, así que es una ayuda si en un momento dado no sabes cómo decir algo.

–          Restaurantes, bares y night clubs por doquier. De todos los precios y para todos los públicos, recomendamos Ocean Drive.

Ahora bien, también tiene algunos ‘contras’, como por ejemplo el clima errático dónde no hay tregua (o mucho calor húmedo o lluvias); el turismo cultural está más limitado; el transporte público no es muy fino y puede ser difícil, lento o caro llegar a los sitios turísticos y por supuesto, que es una tentación acabar hablando español con todo el mundo.

Por qué aprender inglés en Nueva York

10564857_10152425986307284_1891492850_nNueva York es perfecto para los amantes del arte, la cultura y las tendencias. También para aquellos que quieran hacer contactos profesionales o acceder a una universidad americana.

 –          Buena ubicación de Rennert en Manhattan, muy cerca de Grand Central, Times Square, Fifth Avenue y otras muchas atracciones turísticas.

–          Inglés para profesionales. Rennert tiene acuerdos con escuelas de moda y cine para poder combinar las clases del inglés con cursos específicos.

–          Multicultural y cosmopolita. Nadie puede discutir que es una de las ciudades con más variedad de culturas conviviendo.

–          Muchos de los mejores museos y galerías están aquí. MoMA, Museo de Historia Natural, el Metropolitan… son ‘must see’ por lo menos una vez en la vida.

–          El mejor sitio para el shopping. Todo tipo de tiendas de cualquier cosa que puedas imaginar.

–          Restaurantes de cualquier nacionalidad y precio. Si bien en general la comida (especialmente la ‘saludable’) es cara, siempre hay buenas opciones si se sabe buscar, tanto japoneses, tailandeses, mexicanos, italianos, chinos y los famosos ‘dinners’ de comida americana.

–          Clima perfecto en verano. Si bien hay días de más calor o alguna lluvia torrencial, por lo general los días son soleados con una brisa fresca.

–          Buen sistema de transporte público. El metro (Subway) es bastante fácil de usar cuando te acostumbras a la señalización – aunque algo lento en comparación con Barcelona o Londres ;).

También Nueva York tiene algunos ‘contras’. Es una ciudad  masificada y bastante cara en general, por lo que hay que elegir bien en qué zona vivir;está bastante sucio y todos los edificios importantes están ‘en obras’, con lo que casi no se ven. El tráfico es una locura, hay que ser temerario para alquilar un coche (en Miami sí lo vemos factible). Hay que prepararse para un estilo de vida estresante, si bien siempre hay alguien que te ayudará, la gente no es tan ‘simpática’ como en Miami. Hay que aprender a ser independientes y a ir al mismo ritmo frenético que la ciudad.

En general, ambos son muy buenos lugares para estudiar inglés, pero dependerá un poco de la personalidad de cada uno. Al final, dependerá más de las ganas que uno tenga de integrarse y aprovechar al máximo su estancia que de todo lo demás. Vayas dónde vayas, ¡no te olvides de disfrutar!