La fotografía de la semana: La Gran Muralla China

Chemin_de_ronde_muraille_longBajo el manto de la cultura asiática, encontramos esta maravilla a los ojos de cualquier turista. La historia nos descubre el velo que envuelve este emblemático lugar, creado como una fortificación para la defensa del norte del Imperio Chino. Además, se cree que la Gran Muralla China, la única construcción visible desde el espacio.

¿Qué vemos en la foto?

No se trata de un largo paseo, su construcción fue por seguridad. Se buscaba una defensa contra los territorios extranjeros en una época convulsionada por la guerra. El resultado de innumerables trabajos de arquitectura y ciencia fue esta enorme muralla que hace las veces de nexo entre la frontera de Corea y el Desierto de Gobi.

A través de la tenue luz del cielo, sólo los más osados se atreven a realizar una travesía por el paso de la Gran Muralla China. Con sus 8.851 km, la fortificación se muestra como un reto imposible aunque, como podemos ver, siempre hay quien decide darse un paseo y disfrutar de los paisajes que puede ofrecer los inicios del recorrido. Como dato anecdótico, podemos señalar que un reciente estudio ha revelado una longitud diferente que añade más travesía al viajante: la Autoridad Nacional de Patrimonio Cultural en su última investigación llegó a la conclusión de que la extensión de la Gran Muralla China es de 21.916,28 km. En esta cifra se debe de tener en cuenta el estado en el que se encuentran algunas partes de la muralla, algunas de ellas apenas piedras sueltas.

China es un país con un encanto personal, una cultura muy enraizada en su origen. Filosofía y mitología trazan los rasgos más significativos de un territorio históricamente convulso, para ello fue creada la muralla; proteger el norte del Imperio Chino y la cultura de un país con un marcado carácter de territorio.

A pesar de ello, no hace falta saber chino para poder explicar con palabras lo que vemos en la foto y lo que muy acertadamente, la UNESCO ha declarado una de las 9 maravillas del mundo.

Si damos un paseo por el entramado de piedra e historia, podremos sentir el esfuerzo con el que se construyó este enorme “castillo” en China. Millones de personas perdieron la vida en su construcción, sacrificaron sus días por esta larga y emotiva maravilla. Nuestros estudiantes en Pekín han podido conocer no sólo las pagodas, sino la muralla que tantas historias y películas ha protagonizado. Por ello, si os interesa la cultura china y el idioma, siempre podréis realizar un curso de chino en China.