Nuestro equipo escribe: «Sobre zuecos de madera y queso»

canal-100535_640Alemania es rica en países vecinos. Dependiendo de la dirección en la que uno decida viajar, siempre hay una frontera que atravesar. Los que cruzan por el lado noroeste llegarán al linde de Holanda, un país que no podría haber sido más plano.

La frase «plana como Holanda» tiene su explicación; Holanda es muy plana. Con 322,5 metros el Vaalserberg es la montaña más alta del continente, que se encuentra cerca de Alemania y Bélgica. Aparte de eso casi no hay otras elevaciones en el terreno.

Si los holandeses no hubieran sido tan experimentados en alejar o desviar grandes cantidades de agua, Holanda habría estado bajo el agua ya. Una gran parte del país se encuentra en ocasiones incluso hasta 7 metros por debajo del nivel del mar actual. Ello explica las numerosas presas o canales que adornan muchas ciudades, como la capital Ámsterdam, o en la pequeña ciudad universitaria de Utrecht. Estas ciudades irradian todo el estilo holandés. Las casitas torcidas y la antigüedad del canal que nos devuelve al siglo XVII holandés, hacen especialmente acogedor el territorio. Una gran cantidad de pequeñas tiendas, galerías, cafés y restaurantes adornan las calles, por lo que la singularidad es instantáneamente reconocible.

Por supuesto, el número de bicicletas crea el carácter distintivo del país. En ningún otro lugar se pueden encontrar tantas bicicletas por habitante como en los Países Bajos. Básicamente, un paraíso para los ciclistas que también es evidente por los numerosos senderos para bicicletas, todos en buen estado. Pero Holanda también es conocida por muchas otras cosas, como la producción de queso, por ejemplo. El país lleva a cabo diferentes tipos de quesos entre los más conocidos Gouda y Edam. Casi mencionados en la misma categoría con el queso son los zuecos; los famosos zapatos holandeses de madera. A diferencia de lo que se pudiera pensar, los zuecos apenas se usan en estos días. A excepción de los trabajadores rurales, los zapatos son apenas recuerdos de otro tiempo. Además, como dato anecdótico, la Unión Europea ha reconocido los beneficios generales de salud de los zuecos y les dio la marca CE.

Otra característica importante de los Países Bajos son los molinos de viento. Ellos son parte de todo el «mecanismo de agua» holandés y gracias a ellos muchas localidades agrícolas se suministran con agua, o los campos de flores, como los queridos tulipanes, que también están asociados con Holanda.

Desde los Países Bajos que bordean Alemania, los viajes en coche a Holanda pueden ser relativamente cortos. Como el país en sí no es muy grande, se puede llegar en un par de horas a muchos lugares. En cuanto al clima, Holanda llega a altas temperaturas en el verano, de modo que incluso unas vacaciones de playa pueden ser una propuesta ideal. Holanda es un país pequeño pero acogedor, donde nos sentiremos inmediatamente a gusto.