La leyenda del Palacio de Linares

Palacio_de_Linares_(Madrid)_01

Nos acercamos a la ciudad de Madrid, donde el ajetreo y el devenir diario no influyen para encontrar leyendas como la del Palacio de Linares donde un escabroso asunto amoroso, termina por convertir la actual Casa de las Américas en el lugar apropiado para que nazca una leyenda bajo la atenta mirada de la Cibeles.

Mateo Murga, un acaudalado empresario tenía un hijo, José. Éste aconsejado por su padre, decidió buscar el amor desde el sentimiento, algo poco habitual en la época que corría (principios del S.XX) donde los matrimonios eran concertados con personas de la misma clase social. Aún así, José encontró a una mujer, Raimunda Osorio; una cigarrera del barrio madrileño de Lavapiés con la que surgió un romance puro y hermoso.

Madrid era un buen lugar para vivir, todas las comodidades que alguien de la posición social de José de Murga pudiera necesitar, pero un día su padre, al tener conocimiento de la relación entre ambos tomo las medidas necesarias para alejarlos. El padre de José lo envió a Londres como motivo fundamental alejarle de la muchacha y así aprovechar y estudiar ingles en Londres. La realidad era que Raimunda era su hermana. Mateo Murga, en una de sus relaciones extramatrimoniales, había engendrado a la cigarrera y por el devenir del destino (o según algunos una maldición sobre la familia) se enamoraron.

Pero el padre murió, y José aprovecho rápidamente para volver a Madrid y reencontrarse con su enamorada y casarse inmediatamente. Ellos, tuvieron conocimiento de su parentesco gracias a una carta que el propio Mateo Murga había dejado escrita pero no tuvo tiempo de mandar a su hijo. El amor era fuerte y contra eso no pudieron luchar.

Del matrimonio nació una niña, una cría condenada, asesinada por sus padres. No podían tener una hija de la que todo el mundo hablaría siendo el fruto de uno de los mayores pecados. Según se cuenta, su cuerpo fue emparedado y aún hoy se pueden escuchar los lamentos de la niña, que sabe que no tiene madre. Incluso los espectros de sus padres, vagan por el Palacio de Linares, ahora convertido en la Casa de las Américas, donde en un tiempo el destino quiso truncar la vida del linaje de esta marquesía.

Plaza de Cibeles (Madrid)
Plaza de Cibeles (Madrid)