La otra cara de NY: visitas obligadas ‘no turísticas’

Vistas de Manhattan desde Williamsburg Ya llega el fin… nos vamos de Nueva York y nos despedimos de Estados Unidos – por el momento! nos ha gustado tanto, que seguro que volveremos tarde o temprano.

Hemos estado tres semanas en Nueva York, por lo que hemos visto muchos lugares y hemos hecho muchas cosas. En Miami fue más fácil resumirlas, y daros algunas ideas, también es un destino menos conocido en general. Nueva York es famosa mundialmente por lo que muchos sitios ya los conoceréis, por lo que os vamos a dar algunas ideas de cosas qué hacer ‘menos turísticas’.

Por un lado, están los grandes clásicos de la ciudad de los cuales no te puedes olvidar: Empire State Building, Rockefeller Center, La Estatua de la Libertad, Grand Central, Fifth Avenue, Times Square, Central Park, Broadway, Wall Street, los museos: MoMA, Metropolitan, Museum of Natural History, etc. Todo esto lo podéis visitar en 4-5 días más o menos, unos cuantos más si sois de los que os entretenéis bastante. Pero el metro os comunicara de forma fácil y rápida con los principales atractivos turísticos de la ciudad.

Por otro lado, si vais tantos días como nosotros, es el momento no solo de ‘visitar’ la ciudad, si no de vivir en ella. La mejor forma de descubrir rincones curiosos es caminando. Nosotros hemos caminado, nos hemos perdido, y ha sido la forma de encontrar sitios, restaurantes y tiendas realmente bonitos y especiales. ¡Ahí van algunos de ellos!

Manhattan nocturna desde Long Island City, Queens1. Long Island City, Queens. Aquí es dónde nosotros vivimos y no lo cambiaríamos por ningún apartamento en el centro de Manhattan. Un antiguo ‘polígono’ industrial convertido en apartamentos confortables y de lujo, con todo de tiendas y restaurantes ‘hipster’ pero también de hace 50 años. Y lo mejor: las mejores vistas de Manhattan. Porque no puedes ver la Gran Manzana, si estás dentro de ella ;). En una tarde lo habréis visto todo, y sacaréis fotos espectaculares del Skyline tanto al atardecer como de noche. Os recomendamos encarecidamente que, si queréis probar la comida americana, vayáis al dinner de Court Square: look auténtico, comida buenísima y servicio impecable (linia 7 del metro, dirección Queens, parada Court Square, lo veréis al bajar las escaleras).

Fila de bicis aparcada en Williamsburg2. El SoHo (más Green Village, NoHo, Lower Manhattan…). Vale, es ‘turístico’, pero la verdad nos encantó. No es la típica zona de manzanas cuadradas. Son callejuelas antiguas con pequeños establecimientos de comidas y productos orgánicos, ‘modernos’ o artesanales. Tiene mucho encanto y es ideal para comprar regalos que no sean los típicos souvenirs. Os recomendamos el restaurante Boyd Thai (cerca de Washington Square), un tailandés delicioso con un menú de diario muy asequible y con mucha cantidad (210 Thompson St, Nueva York, NY).

3. Williamsburg (Brooklyn). El barrio de las bicicletas, o también la zona ‘hipster’ de Nueva York, debido al encarecimiento del SoHo. Si os gustan las tiendas de segunda mano, lo ‘vintage’, los cupcakes, el coleccionismo y Apple, es vuestro lugar. Hay un restaurante familiar japonés buenísimo y con un menú diario completo y económico llamado Ako, con una terracita muy ‘newyorker’, ideal para descansar de tanto ‘modernismo’ ;).

El teatro lleno mientras se representa la obra. Foto: Facebook oficial de TCToH4. Marcus Garvey Park (Teatro al aire libre en Harlem). Si pasear por Harlem ya es toda una experiencia, más lo fue ver una obra de teatro de la compañía Classical Theatre of Harlem en este escenario al aire libre del barrio. En concreto, vimos la obra de Romeo y Julieta adaptada a los tiempos modernos, dónde dos ‘bandas callejeras’ están enfrentadas. La combinación de los versos clásicos de Shakespeare con el slang de Harlem daban a situaciones cómicas muy divertidas, además de tener gran calidad. ¡No os lo podéis perder! Porque además, es gratis con un donativo voluntario.

Talk 2000, exposición interactiva de MoMA PS15. MoMA – PS1. La extensión del Museum of Modern Art en Queens es un concepto distinto al original en Manhattan. Ubicado en una antigua fábrica típica, albergan pequeñas exposiciones de arte moderno muy interesantes, especialmente porque muchas de ellas son sensoriales o interactivas. Gustará tanto a los amantes del arte moderno y contemporáneo, como aquellos que no disfrutan tanto del arte, porque es más participativo, más pequeño y más tranquilo que el MoMA original.

IMG_02126. Flea Markets, o ‘rastros’. La traducción literal es ‘mercadillo de pulgas’, lo que es una definición bastante divertida para los típicos rastrillos de fin de semana que se celebran en toda la ciudad. Los más grandes / famosos están en Hell’s Kitchen y Chelsea (también con muchas tiendas de antigüedades y segunda mano), pero también son abundantes en Brooklyn. En estos sitios hay de todo, desde pequeñas joyas antiguas, artesanías raras hasta ‘basura’. Pero son sitios buenos para encontrar regalos inusuales. En Google y Yelp encontraréis listados los más típicos y también comentarios de los usuarios sobre cuáles vale la pena visitar y cuáles no.

Pero repetimos, lo más importante para encontrar lugares curiosos es caminar. Está claro que la ciudad es enorme, pero es plana y el clima acompaña bastante, así que con un buen calzado iréis a todas partes y además, descubriréis la otra cara de Nueva York.

A nosotros, por eso, se nos quedan varias cosas pendientes. Entre ellas, visitar El Bronx, Coney Island, terminar Central Park, ver el Guggenheim y el Metropolitan, ver una obra en Broadway, un partido de Baseball en el estadio de los Yankees o los Mets, y en fin, tantas cosas que nos dan para un viaje nuevo entero. ¡Está claro que volveremos!