Mi viaje a San Diego

SanDiego_sunrise_websiteDespués de haber pasado dos días en Los Ángeles, viajaba a San Diego para disfrutar de dos días más igual de emocionantes. En coche se tarda aproximadamente 2 horas desde LA a San Diego, y el recorrido nos va mostrando una muy pintoresca costa.En San Diego, la atmósfera era completamente diferente que en Los Ángeles

La multiculturalidad puede ser debida a la proximidad de México y la gran influencia de cultura hispana. La ciudad es muy relajada y no tan grande como Los Ángeles, que es bastante adecuado para los estudiantes más jóvenes.

Yo me instalé en una residencia de estudiantes de una de nuestras escuelas asociadas. Aquí se reúnen alumnos de todas partes del mundo convirtiéndolo en un lugar muy animado, especialmente de noche. La residencia es el punto de partida perfecto para explorar la zona, ya que se encuentra a pocos pasos del puerto y de las zonas populares como Little Italy y el barrio Gaslamp. Temprano, por la mañana, aproveche para pasear hasta el puerto y fui recompensada con uno de los amaneceres más espectaculares que he podido ver. Una de las atracciones de San Diego se encontraba en el puerto, el portaviones USS Midway, de un tamaño colosal. Si te sitúas frente a la magnífica nave, el momento resulta impresionante por las enormes dimensiones que tiene. Desde 2004, la nave se ha convertido en un museo, por lo que es posible subir a borde y realizar una visita guiada.

La escuela se encuentra en una zona muy céntrica , a pocos pasos del centro comercial Horton Plaza. Hay numerosos restaurantes y tiendas de todo tipo, donde se te puede pasar la hora del almuerzo sin apenas darte cuenta. Justo en frente de la escuela, hay enlaces a varias líneas de autobús, así que es fácil llegar a otras partes de la ciudad  en poco tiempo.

Desde el centro de la ciudad, tomé el autobús a nuestra segunda escuela asociada en San Diego, situado en La Jolla. Hay un autobús directo a allí y el trayecto dura aproximadamente 1 hora. La Jolla es un lugar muy hermoso que está situado en el mar. La escuela cuenta con amplias terrazas con vistas al mar, ideal para un descanso entre las clases. La Jolla es también un paraíso para las actividades al aire libre. El golf , el buceo o el surf son algunas de las posibilidades que nos brinda este panorama natural hacia unas experiencias prácticamente ilimitadas.

De San Diego tomé mi maleta y me dirigí a San Francisco. Lo que viví allí, os lo cuento en la tercera y última parte.