Por qué te enamorarás de viajar solo

Por qué te enamorarás de viajar soloQuiero probar nuevas cosas y tener nuevas experiencias, pero viajar solo siempre me parece un poco intimidante. ¿Qué pensarán las personas de mí? ¿Debería preocuparme por mi seguridad? ¿Sufriré de soledad? Hubo cientos de preguntas que no pude contestar o preparar antes de mi primer viaje. Sin embargo, asumí el riesgo, aproveché la ocasión y deseé que algo grandioso pasara. Déjame compartir contigo por qué estoy convencida que viajar sola es una de las mejores experiencias que todos deberían hacer al menos una vez en la vida. Pero te advierto que podrías enamorarte de viajar en solitario como lo hice yo.

Qué debes saber antes de tu primer viaje en solitario

Primero, debes tomar un momento para pensar acerca de lo que esperas de tu viaje en solitario. A mí, personalmente, me gusta combinar viaje con algo que me permita conocer el país desde adentro. Un curso de idioma, un sencillo trabajo de verano o un voluntariado siempre me ha hecho más fácil conocer a las personas nativas y ser más que otro turista. Hay suficiente tiempo para descubrir todo lo que el destino ofrece y puedes incluso obtener información valiosa de tu familia anfitriona o colegas de trabajo que conocen el lugar como ningún otro.

Por supuesto, la seguridad es un tema importante cuando viajas por tu cuenta. Si regularmente sigues las noticias y lees sobre el país que has escogido, tendrás una impresión de lo que está pasando allí. Planificar uno o dos días antes me ayuda a sentirme segura porque nunca tendré que esperar en paradas de autobús oscuras o por un alojamiento de última hora. Conocer lo básico acerca de la cultura del país es clave. No hay nada peor que sentirse incómodo solo porque estás vestido inapropiadamente. Al final, no importa lo que hagas, hay ciertos riesgos que no puedes evitar incluso en el lugar más seguro de la tierra, pero tu intuición te guiará por el camino.

¿Quién eres y quién quieres ser?

Primero y ante todo, viajar solo es una sensación increíble de libertad total. Nadie sabe quién eres. Puedes ser quien tú quieras. Ser el tú tranquilo, ser el tú activo. Ser el más fuerte, más listo, más divertido que hayas sido en tu vida. En mi primer viaje al extranjero, cambié de estar muy estresada, empollona trabajadora, a llegar a la escuela en patineta con mis tejanos rasgados. Hay un millón de cosas que ver en tu viaje en solitario.

Viajar solo está tan lejos de ser solitario

Una de las experiencias más extrañas que tuve es que nunca estarás solo. Anteriormente he hecho viajes con amigos y algunas veces tomó tiempo conocer otras personas. Cuando viajas solo es diferente. Un nutrido programa de actividades en tu escuela de idiomas o recorridos nocturnos por los bares de la ciudad hacen que sea muy fácil ponerse en contacto con los demás. Donde quieras que vayas, la gente como tú, quiere pasar un buen rato. Además, te encontrarás siendo más amable y de mente más abierta que si estuvieras junto a alguien que conocieras. Estas son las condiciones perfectas para un viaje en solitario lleno de bonitas sorpresas, grande aventuras y recuerdos inolvidables.

Tienes que darte tiempo para adaptarte y tener fe. Si nunca has sido una persona aventurera no tienes que salir mañana a hacer puenting. Pero viajando solo tendrás la oportunidad de salir de tu zona de confort y aprender más de la persona más importante en tu vida – Tú.