Tower Bridge de Londres

Tower_Bridge_abiertoBajo un cielo encapotado y con unas luces que le dan magnificicencia, se encuentra uno de los iconos representativos de la la ciudad histórica de Londres, uno de los sitios favoritos de la mayoría de turistas que visitan Inglaterra. Demos unos trazos históricos a este emblemático lugar que tanto significado tiene para la ciudad británica.

 

Demos unos trazos históricos a este emblemático lugar que tanto significado tiene para la ciudad británica.

Custodio del río Támesis, cercano a la torre de Londres, se encuentra Tower Bridge, una edificación en estilo gótico que se inauguró el 30 de junio de 1894 tras 8 años de intenso trabajo para su construcción. Por aquel entonces, el desarrollo económico de la ciudad estaba en pleno auge y las necesidades de la futura “City”, (Centro neurálgico económico de la urbe) hicieron posible la construcción de este gran puente. Se busca otra unión con la otra orilla de la ciudad pero necesitan de un puente levadizo para que los barcos pudieran atravesar el río sin problemas, así, se construyó una de las maravillas de Londres.

La construcción, como vemos en la imagen, nos muestra 2 torretas sujetas por dos construcciones horizontales de piedra en la parte superior del puente. Decorada tricolor, a rojo, azul y blanco, la longitud del puente ronda los 244 m. de altura, mientras que las dos torretas 650. de altura. Además, la parte inicial y final de la construcción, son puentes colgantes de 82 m. de largo. Los turistas y viandantes pueden disfrutar de unas hermosas vistas visitando la parte alta de Tower Bridge.

Existen algunas notas de color que hacen referencia al puente, desde cinematográficas, Sherlock Holmes y Harry Potter hicieron su aparición entre las paredes del monumento; o las mismas exigencias para los vehículos que transitan por el puente: no se puede circular en coche a más de 32 Kms/h.

Tower Bridge es uno de los primeros lugares que tienes que visitar si vas a realizar un curso de inglés en Londres y disfrutar de esta maravilla británica que enorgullece a los ingleses.