¿Vivir con una familia anfitriona es la elección correcta para ti?

¿Vivir con una familia anfitriona es la elección correcta para ti?Una estancia lingüística en el extranjero abre las puertas a un mundo desconocido que espera ser explorado. Queremos descubrir similitudes y diferencias entre países, naturaleza y personas. Ver su forma de vivir, comprender su visión de la vida y compartir grandes experiencias es lo que distingue a los estudiantes de idiomas de los turistas. Sin lugar a dudas, una de las mejores oportunidades para conocer una cultura desde dentro es vivir con una familia anfitriona. Si reserva tu curso de idiomas con StudyGlobal, alojarte con una familia anfitriona podría ser la opción correcta para ti. Tienes la oportunidad de sentarte, hablar y comer con miembros de la familia y disfrutar de las ventajas de un verdadero hogar. Sin embargo, el ambiente privado puede no ser para todos. Respondemos las preguntas más frecuentes sobre todo lo que deseas saber sobre las casas de familia. Averigua si es el tipo de alojamiento adecuado para ti.

Bienvenido a la familia; tu casa de familia   

Aproximadamente 2 semanas antes vas a recibir los detalles de la familia con la que convivirás, la dirección exacta y datos de contacto. Los miembros de la familia son hablantes nativos del idioma que estás aprendiendo, por lo que tendrás suficientes oportunidades para practicar tus habilidades lingüísticas durante el día. Algunos también pueden hablar otros idiomas.

Cuán lejos vive tu familia anfitriona de la escuela dependerá del destino. La mayoría d elas casa de familia no están en el mismo centro de la ciudad, pero lo están en la periferia. Sin embargo, suelen estar bien comunicadas con el sistema de transporte público o a una distancia cercana a pie. Lo más probable es que hayan hospedado extranjeros anteriormente y tengan experiencia para moverse por los alrededores.

Las familias suelen tener cuarto de lavandería propio, el cual podrá ser usado durante tu estancia. En el extraño caso que no tuvieran, habrá lavanderías cerca.

Aunque acceso a Internet es normal en la mayoría de sitios, el acceso a Wi-Fi no está garantizado en todos los destinos. Seguro que la familia anfitriona tiene buenos consejos sobre cómo mantenerte en contacto con tus familiares y amigos en tu país y te recomendarán tarjetas telefónicas accesibles, etc.

Hazte un Nuevo hogar: todo lo relacionado con tu habitación.

Antes de reservar tu alojamiento, deberías saber qué es lo que estás buscando. ¿Prefieres una habitación individual o prefieres compartirla? Si reserve una habitación doble, la compartirás con otro estudiante que hable un idioma distinto al tuyo y de otra nacionalidad. Para evitar que hables en tu propia lengua, las escuelas tratan de mezclar a los compañeros de habitación, lo cual no puede ser garantizado en los meses de alta ocupación.

Algunas familias alojan más personas al mismo tiempo. Esto te beneficia aún más ya que aprenderás de diferentes culturas y/o idiomas. Además, quizás encuentres a alguien que visite el sitio por primera vez y quiera ver los mismos sitios que tú.

El mobiliario y equipamiento de tu habitación incluirá al menos tu propia cama, un espacio de trabajo y almacenamiento, pero es distinto en cada casa de familia. Las sábanas normalmente son proporcionadas y siempre es recomendable que lleves tus propias toallas. El funcionamiento de tu familia anfitriona está descrito en la página web o puede ser explicado directamente.

Alimentos, comidas y cenas familiares

Hay algo que seguro podemos decir: estás visitando un país diferente. Ellos tienen alimentos y gustos distintos. Por un lado, por supuesto, necesitarás un tiempo para acostumbrarte con ciertos ingredientes o especias, pero por el otro lado, vas a descubrir nuevas comidas interesantes y quizás te quedes con una nueva receta favorita.

Puedes decidir entre media pensión o pensión completa y compartir las comidas junto a tu familia anfitriona. Pregunta por la opción para vegetarianos o requerimientos especiales alimenticios en caso tengas que seguir una dieta especial. En la mayoría de los destinos hay varias opciones disponibles. Tal como en casa, puede que no te guste cierta comida, pero si eres flexible y curioso, todo irá bien. De hecho, no se trata solo de la comida. Puedes participar en la vida familiar, como uno más.

Las casas de familia son fantásticas para todos los que buscan la verdadera experiencia con gente del lugar. Te enseñarán sus sitios preferidos que no encontrarás en las revistas de viaje. Compartirán contigo sus problemas de cada día. Te integrarán en las rutinas familiares. A cambio tu familia anfitriona esperará que trates a cada uno con respeto y sigas algunas reglas. Es un dar y recibir así que todos ganan.

Si estás dispuesto a compartir parte de tu vida con otras personas, entonces la casa de familia quizás sea el lugar más adecuado para ti. Para más información y asesoramiento, por favor contacta con nuestro equipo.